Los delitos contra la Administración comprenden todos aquellos procedimientos en los que la Administración aparece como sujeto pasivo de la actividad criminal llevada a cabo.

Dada su especial naturaleza, en la actualidad se erigen en una materia sobre la que ponen el foco de la atención tanto los medios de comunicación, así como están sometidos a una alta presión social que, en ocasiones, excede del ámbito estrictamente jurídico.

Se caracterizan por sancionar conductas llevadas a cabo por y frente a autoridades, funcionarios y particulares que impiden la eficacia en la consecución de los fines de los órganos públicos.

Especial trascendencia cobran, también aquellos ilícitos penales en los que la afectación del hecho criminal recae sobre el honor y la dignidad de las personas imputadas, causando con ello una lacra sobre la distinción y tratamiento de los afectados.

En PERALTA & MOLINOS ABOGADOS somos especialistas en esta materia así como en la lucha por el resarcimiento de la dignidad que le es propia.

Entre ellos, destacamos el ejercicio de la defensa en acusaciones dirigidas por:

  • Atentado y desobediencia a la autoridad
  • Encubrimiento
  • Falso testimonio
  • Tráfico de influencias
  • Quebrantamiento de condena
  • Denuncias falsas
  • Simulación de delito
  • Cohecho